Retorno al bar del mono

3221954420_7313293a3f

Anoche soñé que volvía al Bar del Mono, me encontraba en el viejo puente de Alarcos subido en un Seilla color crema con mi padre al volante pero no podíamos avanzar, porque el camino estaba cerrado. Entonces, como ocurre a veces en los sueños, me sentí poseído de un poder sobrenatural y atravesé como un fantasma la invisible barrera que se alzaba ante mí. La carretera iba avanzando tortuosa como siempre, pero a medida que avanzaba, me di cuenta de que la naturaleza había vuelto a lo que fue suyo, aquí y allá hileras de higueras de jaras y jaramagos, ortigas y enormes cardos crecían indómitos dificultándonos el paso. El pobre hilillo que había sido nuestro puente avanzaba y, finalmente, allí estaba el bar del Mono reservado y silencioso. El tiempo no había podido desfigurar la humilde simetría de sus muros.

La luz de la luna puede jugar con la imaginación. De pronto me pareció ver luz en las ventanas… Pero una nube que parecía haber estado agazapada tras el imponente cerro de Alarcos cubrió de repente la luna y se detuvo un instante, como una mano sombría escondiendo un rostro. La ilusión se fue con ella y las luces de las ventanas se extinguieron. Veía un casetón desolado, sin que el menor murmullo del pasado rozara sus muros. Nunca podré volver a al Bar del Mono, ésto es seguro. Pero algunas veces, en mi sueños, vuelvo allí, a los felices días de mi infancia.

Anuncios

septiembre 15, 2009. Etiquetas: , , , , , . Preste Juan, Uncategorized. 6 comentarios.