Librería de viejo

Una portada de Daniel Gil

 

Una portada de Daniel Gil

Recupero aquí el relato que le hice al Preste Juan en un mail acerca de una visita a Madrid.

Algo buscaba, porque algo había leído. Anduve echando un vistazo en Uniliber. Algunos resultados me remitían a una librería de viejo en Madrid. Con el fin de buscar regalos navideños, que no encontré, y para no dejar viajes del bono del “cercanías” sin usar, me planté allí esa misma tarde.

Las botas nuevas hicieron que mi viaje no se prolongase mucho. Dos soberanas ampollas adornan el talón de mi pie izquierdo. Sentí el dolor a la media hora de caminar hacia Malasaña, calle Ruiz. La pasé de largo en un principio y como siempre, pregunté a un transeúnte en la misma esquina de la calle.

Muy buena sensación al entrar, abundancia, pero sobre todo orden. Alfabético y por secciones: narrativa, arte, poesía, teatro, comunismo, Philip K. Dick…
Los precios, los habituales, alguno un poco subido, aunque había alguna que otra sorpresa por baratura. El alquiler del local en esa calle debe de ser caro. Abrumado. No compré nada. No pude, no quise decidirme. Ya sabía que tenía que volver otro día.

Otra sorpresa fue el librero, y su trato hacia los que por allí pasaban. En el rato en que estuve en el local asistí a tres encuentros. El primero de ellos, un amigo del librero, que algo le llevaba:
-¡Me voy corriendo! Me han traído en coche, que vengo del hospital.
-¿No te ha gustado?
– Aún no lo he podido mirar. Échale un vistazo. Me paso en otro momento y lo hablamos.

Una bolsa llena de libros y algún que otro cachivache.

La segunda visita fue de uno de esos que llama Busca. Llama Busca a esos individuos que revuelven entre los contenedores y sabiendo que hay quien los compra, recoge toda clase de libros, periodicuchos, tarjetas y artefactos papeleros, -el librero tiene un blog donde hace sus apreciaciones del negocio, del día a día donde he podido leer alguna cosa bien curiosa-. Se veía que era un habitual. Y su pinta era la de quien pasa las noches al raso y de día recorre las calles buscando enganchar algo en compañía de un cartón de vino de blanco.
-Toma, te traigo esto.
-Ahora no puedo mirarlo. Déjamelo y luego le echo un vistazo. ¿Y Fulanito?
-Bueno, a ese hasta después de Navidades no le ves.
-¿Y eso?
-Tiene una novia de Mallorca y se ha ido con ella. Al calorcito.
-Vaya.
-Déjame algo.
El librero saca unas monedas del bolsillo y se las pasa al busca.
La última visita que presencié era la de un adolescente que preguntaba por un libro cuyo título ahora no recuerdo. Algo bastante extraño, de autor castellano. El librero consulta una base de datos en el ordenador y al rato responde que el libro se encuentra en el almacén.
-¿Cuando lo puedes traer?
-Mañana seguramente. Déjame un número de teléfono y te aviso.
El chico le da su número.
-Bueno, en cuanto lo tenga te aviso. Yo me llamo Juanjo.

diciembre 19, 2012. Etiquetas: , , , , , , , . Anti D. Deja un comentario.

El despacho de Ramón

ramon_villanueva_madrid

En una de mis últimas pesquisas acerca de un asunto cualquiera, localicé la actual ubicación de un sitio que antes estuvo en otro lugar y que hace años tuve oportunidad de ver. Se trata del despacho que tuvo Ramón Gómez de la Serna instalado en la calle Hipólito Irigoyen, de Buenos Aires y que ahora mismo pertenece a la colección permanente del Museo Municipal de Madrid.

Este despacho puede ser observado a través de un cristal como si de un acuario se tratase, reconstruido y trasladado desde la casa del escritor en aquella ciudad. Antes de este hubo otros, famosos también como el del Torreón de Velásquez, frente al Retiro, o el de la calle Villanueva, también en Madrid, que es el que nos muestra la foto.

No puedo tampoco dejar de poner esta otra imagen.

cabalgata1

Ramón Gómez de la Serna junto a Salvador Bartolozzi y Antoniorrobles, en la Cabalgata de Reyes en Madrid, 1935.

enero 25, 2009. Etiquetas: , , . Anti D. 7 comentarios.

Del tiempo en que los alcaldes sabían hacer algo que no fuera especular

Sin comentario previos, aquí os dejamos este bando de Enrique Tierno Galván, para que disfrutéis de su prosa. Un gustazo.

EL ALCALDE PRESIDENTE del Excelentísimo Ayuntamiento de Madrid.
Madrileños:
Es viejo decir poético, con varia fortuna repetido, que con la llegada de la primavera, la naturaleza se viste con sus mejores galas, encubriendo la magra y seca desnudez del invierno con brillantes y copiosos adornos. Pero la humana especie que a veces contraría y repele lo que natura hace, lejos de cubrir, descubre, y lo que tapado había, destapa, en obsequio del más alegre, descuidado y gozoso vivir al que el bonancible tiempo invita.
Nada tendrá el alcalde que advertir, respecto de lo dicho, si entre los que tal hacen no hubiera algunos y también algunas que caen en desquiciada y peligrosa confusión, pues hacen de esta Villa lo que esta Villa no es, tomando los ábregos vientos que de La Mancha vienen o los cálidos aires que del africano Sur nos llegan por suaves y marinas brisas y el recio sol de Castilla, que más quebranta que alivia, pro el suave y reparador que en los altos montes luce.
De tan quimérica visión de la verdad nacen extrañas y peligrosas costumbres, pues desprovistos los hombres de jubón y calzas, pavonéanse en lienzos o lenzuelos, en extremo contentos de sí, aunque hayan las carnes flacas, desdichadas las proporciones y mal encajados los huesos, como si lo hubieran sido por un torpe algebrista.
Algo semejante, aunque no igual, ocurre con buena copia de nuestras feminiles visitantes que por esta ciudad vagan y peregrinan y con numerosas vecinas que arrastradas por la antigua y legítima inclinación al discreteo, más la quimérica confusión que ya dijimos, dan en despojarse, como con particular y escrupulosa atención ha observado del Alcalde de esta Villa, de corpiños, basquiñas, briales y otras prendas, que por respeto no se nombran, faltando poco, en algunos casos, para que tanto mozas como menos mozas en carnes queden.
Ocasiónanse de este modo graves y superfluos daños, pues quienes desde el pescante los coches guían, alejan la atención de su principal menester, arrastrados por el invencible deseo de mirar, con menoscabo de haciendas, peligro para la vida y aumento de la común confusión.
Sucede además que el grande polvo que la ciudad produce, particularmente en el estío, la quemazón del sol, el rebullir de las simientes y otras vegetales materias en la urbana atmósfera, amén de los humores a cuya expulsión la desnudez promueve, ocasionan salpullidos, llagas, postemas, abscesos y hasta lamparones, males que, según los físicos del Concejo, empodrecen los suaves miembros y gentiles cuerpos de las vecinas de esta Corte.
Conviene, por último, añadir a lo ya dicho que las buenas costumbres piden comedimiento y mesura en cuanto al destaparse toca, pues en esos lugares de común recreación y roce que son las públicas piscinas, como natura huye lo triste y apetece lo deleitable, exagéranse los destapamientos sin haber cuenta del decoro que cada uno a sí propio debe y del respeto que la tranquilidad de los demás merece.
También a veces acaece, cuando los estivales calores son muy grandes, que alguno de nuestros visitantes, para alivio, descanso y alegre algazara y regodeo, se meten en cueros vivos en el agua que llena las tazas de fuentes públicas monumentales. De cundir este ejemplo, faltarían tazas o sobrarían visitantes, con perjuicio notorio para el bueno y equilibrado proceso de la vida en esta Corte. Amén de que con estos medios, según a esta Alcaldía se alcanza, los ardores, lejos de bajar, aumentan, por lo que se conmina a moradores y visitantes a que no practiquen tan dañosos y censurables usos.
Confía, pues, el Alcalde, que durante el presente estío, visitantes, andantes en Corte y las vecinas y vecinos de esta Villa, de cualesquiera edad y condición que sean, salvo los ancianos de cansada y molida senectud, tengan el debido cuidado en cuanto a lo que en este Bando se aconseja, sin caer en impropias mojigaterías, exageraciones y afectación de virtud.
Madrid, 25 de mayo de 1984
(Más en http://www.gomezrufo.net/premios_home.htm)

diciembre 21, 2008. Etiquetas: , , , , . Mariajo, Uncategorized. 1 comentario.

NEOMADRID 2016

Tras el derrumbe definitivo del sistema financiero internacional, las grandes corporaciones fueron cayendo una a una arrastrando tras ellas  a los gobiernos que las sostenían. El hundimiento fue total y definitivo. Masas confusas, grandes disturbios, luchas, fuego en las calles. Pese a las grandes presiones para que declarara la guerra, el presidente Obama la había logrado evitar con una hábil estrategia diplomática, sin embargo, tras su asesinato, el Gabinete de Crisis decidió atacar Pekín.
Tras la guerra, los nuevos estados lograron controlar la situación nacionalizando todos los medios de producción. El Producto Interior Bruto europeo descendió un 75% .
En las empobrecidas calles de Neomadrid el Rock Duro y el Heavy Metal fueron la única seña de identidad de una juventud sin esperanza que miraba al futuro con desconfianza y desgana. Los churros y el sucedáneo de café con leche aguada se convirtieron en alimento básico de la mayoría de los neomadrileños.

noviembre 11, 2008. Etiquetas: , , , , . Preste Juan, Ucronias. 3 comentarios.