Una calle para Gabriel Aresti, pues

gabriel-aresti

A los poetas no suele hacérseles mucho caso, ocurre un poco como en el cuento de Rubén, “El Rey Burgués”, ¿Recuerdan? Por supuesto existe una “Calle Gabriel Aresti” en Bilbao… Una en Bilbao, otra en Barakaldo, en Hondarribia, en Andoain… Eso sin contar unos cuantos IES y alguna que otra institución que también llevan su nombre. Hala, para que luego digan que nadie es profeta en su tierra. Disfrunten el poema.

Cuando yo me muera se podrá leer
la siguiente inscripción encima de mi tumba:
Aquí yace Gabriel Aresti Segurola. En paz descanse.
Pérez y López. Marmolistas. Derio.
Habrá también en la Biblioteca Provincial de Vizcaya
(si no me excomulgan antes),
un libro (acaso, no es seguro),
que nadie leerá,
con mi nombre.
Y un hombre dirá cuando florezcan los cardos:
Como decía mi padre, yo también…
(Me vendrá todos los años una mujer por Todos los Santos
con una corona de flores.)
No quiera Dios que pongan mi nombre a una calle de Bilbao.
No quiero que un barbero borracho pueda decir:
Yo vivo en Aresti con la cuñada
vieja de mi hermano. Ya sabes, con la coja.)
A veces los viejos decires se equivocan.
Pienso que mi nombre
es mi ser,
y que no soy
sino mi nombre.

Original en Euskera, desconocemos el autor de la traducción.

diciembre 15, 2008. Etiquetas: , , . Mary, Preste Juan, Ucronias. 6 comentarios.