Otro Federico

 

FEDERICO MUELAS

 

Me acuerdo de los muertos como de una

pintura en movimiento:

son ellos, pero ya

no huelen, suenan ya,

como al moler su harina.

 

El paisaje es el mismo pero en él

no crece el árbol-ni le caen las hojas-

y la cal se trasluce bajo cada color.

 

Suelen estar de frente o de perfil

-raramente de espaldas-

y casi siempre llevan

túnicas azuladas o granate.

 

Por el aire no vuelan

pájaros, sino una

arena transparente, pero ya

no se mete en sus ojos

(que no lloran, y nunca

se cierran ni se inclinan).

 

Y entre ellos y ellas veo

una frente benévola, una boca

no ambigua, y un mentón

pensativo, que alisan

dos luces, tiernas ya.

 

Sale de entre los labios de ángel viejo

una cinta dorada en la que ondean

letras pensadas; dicen

en su lenguaje claro de pintura

-si tenue, no borrada-

y con la contundente

suavidad de su origen: “nunca dejes

para mañana el verso,

que muchos se levantan con los vivos

y cenan ese día con los muertos”.

 

Ángel Crespo, Parnaso confidencial.

Anuncios

octubre 11, 2010. Etiquetas: , , . Preste Juan. Deja un comentario.