Carlos Taibo, cuidado con lo que dices


Vengo de escuchar una conferencia de Carlos Taibo sobre decrecimiento. Un concepto que es interesante, pero delicado e incluso peligroso si se explica mal. El decrecimiento se basa, muy a grandes rasgos, en que debemos dejar de vivir con nuestro actual ritmo de vida por ser insostenible. Debemos pensar en cobrar menos, consumir menos, y estar dispuestos a disfrutar más de nuestro tiempo libre con poca cosa. En definitiva, debemos aceptar una economía que no esté impulsada por el paradigma de un crecimiento económico basado en un aumento del consumo. Hasta aquí nada nuevo. Lo que más llama la atención es que la teoría decrecentista va más allá del crecimiento sostenible.

El problema de esa tesis, que en principio muchos compartirían, es su explicación. En la charla, que ha tenido lugar en la sede de CNT en Ciudad Real, se ha abordado que los sindicatos deberían decirles a los trabajadores que deben anteponer ese modelo de crecimiento a, por ejemplo, conservar su puesto de trabajo en sectores económicos que supongan una amenaza para la sostenibilidad del planeta. De hecho, se ha criticado el caso concreto del acuerdo alcanzado entre Nissan y los sindicatos para paralizar los despidos en la planta de Barcelona. Pues el cambio conlleva construir un nuevo modelo de vehículo. Según Taibo ese acuerdo es rechazable: la producción del automóvil va contra la lógica de una economía basada en el decrecimiento. ¿Y entonces que pasa con los trabajadores? Nadie ha dado una respuesta pero, según Taibo, los sindicatos, todos, deberían adoptar esa postura. Una tesis muy peligrosa.

No es difícil entender que algo así mal explicado puede provocar una derechización de los trabajadores del país. Si la izquierda deja de articular respuestas concretas, creíbles, y reales para los problemas de los trabajadores, aunque sean difíciles de aceptar, muchos sucumbirán a las falsas esperanzas de creación de riqueza que dan los neoliberales. Por eso, mucho cuidado con dar argumentos que pueden tener un tufo elitista insoportable. Los que están pasando toda clase de penurias no los van a digerir bien.

Entre otras cosas también ha criticado el desarrollo de los trenes de alta velocidad en España, pues dice que se ha creado una suerte de sistema de transporte público para ejecutivos. A propósito, Carlos Taibo ha dicho que personalmente no es alguien demasiado consecuente con algunas cosas. Su charla, que en gran medida trataba sobre un mundo más slow (trabajo lento, educación lenta, etcétera) al final ha estado marcada por las prisas, y no he podido formular alguna pregunta. Carlos Taibo llegaba tarde a coger el AVE.

Anuncios

marzo 11, 2010. Etiquetas: , . Ramón. 1 comentario.