El año en imágenes

REUTERS/John Kolesidis
Bush
Recientemente Jaime, bastante sagaz para detectar iconos visuales, me decía que la presidencia de Bush se resumía en estos dos vídeos.

  1. Vídeo 1:  En septiembre de 2001, George W. Bush seguía siendo en gran medida un desconocido para su país y para el mundo entero. En este vídeo le encontramos visitando una escuela el 11 de septiembre, nueve meses después de ser investido. La clase está llena de niños negros que recitan la lección, una niña bosteza. En el minuto uno un ayudante se acerca al presidente y le habla al oído, le transmite la noticia del ataque. Pocos segundos después simula consultar un libro, se mantiene tenso tras recibir la información. El mundo que Bush conocía al entrar a ese colegio ha cambiado.
  2. Vídeo 2: En estos años años George Bush invadió Afganistan dejando escapar a Ben Laden, que sigue enviando amenazas a occidente, y hoy los talibanes siguen controlando la mayor parte del país. Invadió Irak y pidió como trofeo la pistola de Saddam Hussein, que murió ahorcado como si se tratase de un ajusticiamiento medieval. Hoy Irak es un país destrozado política y económicamente. Abrió Guantánamo y su vicepresidente Dick Cheney reconocía recientemente en televisión que se han practicado torturas en esa cárcel y que no se arrepienten de ello. Ni los nazis en Nuremberg tuvieron agallas a decir algo como eso. Hace poco Bush tenía que intervenir en televisión explicando que está a favor del capitalismo después de destrozar la economía del mundo y poco después explicaba que no le guardaba rencor a Muntadar al Zaidi por lanzarle sus zapatos y llamarle perro, pero el periodista iraquí terminó recibiendo una soberana paliza. ¿Se convertirá en el primer presidente de Estados Unidos que terminé en la cárcel? Yo no lo descarto. Los ocho años de Bush en seis vídeos.
P.D. Me tomo tras estos dos artículos un descansito en el blog.
Anuncios

diciembre 21, 2008. Etiquetas: , , , , . Comida, Fotografia, Incendios, Ramón, Ucronias, Uncategorized. Deja un comentario.

Tripas à moda do Porto

porto_postal_vieja-1

Mandó el Infante don Enrique que todo aquel que tuviere alguna bestia, dispusiese toda su carne y que se hiciere acopio de toda ella para con esta abastecer las naves que habían de partir en Santa Cruzada al sitio de Ceuta la infiel. Así lo hicieron, y con tanta diligencia, los habitantes de la muy noble villa de Porto, que no dejaron para su mantenencia sino la parte más ruda y sucia de cada animal. Conócese en todo el reino de Portugal desde aquel entonces a los naturales de Porto como os tripeiros y al guiso que vino a nacer de aquel suceso, tripas à moda do Porto, siéndoles de mucho agrado, orgullo y satisfacción tanto una cosa como la otra.

Ingredientes:

1 manita de ternera
1 oreja de cerdo
Media gallina
½ k. de judías blancas
150 gr. de tocino de jamón
150 gr. de chorizo
2 zanahorias
2 cebollas
1 hoja de laurel
Pimienta, pimentón, aceite de oliva, perejil y sal

Preparación:

Se lavan la tripas con mucho esmero y dedicación en abundante agua, sal y limón. Se ponen a cocer en agua con un puñadito de sal. Aparte cocemos la manita de ternera y en otro recipiente hacemos lo mismo con el resto de carnes. Todo ello habrá de hervir a fuego medio durante una media hora mas o menos.
Las judías, que hemos puesto en remojo el día anterior, se guisan por otro lado con las cebollas y las zanahorias. Se juntas todas las carnes cortadas en pequeños pedazos y se dejan que cuezan un rato, después les añadimos las judías y las dejamos que todo junto siga cociendo. Se ajusta de sal, se añade el laurel, el perejil y la pimienta y se deja hervir unos minutos. Finalmente añadimos un sofrito de cebolla bien pochadita con una cucharada de pimentón. Normalmente se sirven acompañados de arroz blanco.

“Callos al estilo de Oporto”

por el ingeniero Álvaro de Campos

Un día en un restaurante fuera del espacio y del
tiempo
Me sirvieron el amor como uno callos fríos.
Le dije delicadamente al propagandista de la cocina
Que los prefería calientes,
Que los callos ( y eran al estilo de Oporto) nunca se
comen fríos

Se impacientaron conmigo.
Nunca se puede tener razón, ni en un restaurante.
No comí, no pedí otra cosa, pagué la cuenta
Y me fui a pasear por la calle.

¿Quién sabe lo que esto quiere decir?
Yo no lo sé y me pasó a mí…

(Sé muy bien que en la infancia de todo el mundo ha
habido un jardín
Particular o público o del vecino.
Se muy bien que nuestro jugar era su dueño.
Y que la tristeza es de hoy.)

Sé esto muchas veces,
Pero, si yo pedí amor, ¿Por qué me trajeron
Callos al estilo de Oporto fríos?
No es un plato que se pueda comer frío,
Pero me lo trajeron frío.
No me quejé, pero estaba frío.
Nunca se puede comer frío, pero vino frío.

Traducción: Ángel Crespo

noviembre 13, 2008. Etiquetas: , , , , , . Comida, Preste Juan. 4 comentarios.

Migas sin literatura

Preste Juan y Mary muestran al mundo la receta de las migas manchegas. Es este un plato que no entiende de crisis, ni de hipotecas subprimes, y que, por supuesto, se encuentra recogido en El Quijote.

Migas manchegas

– Receta literal-

Se trata de un plato tradicional que, con diferentes variantes, se come en varias zonas de España como Andalucía,  Aragón, Castilla o La Mancha. La cuestión es cocinar el pan que se ha puesto duro para tratar de no desperdiciarlo, tal y como se hace con cierto tipo de sopas castellanas, con el salmorejo andaluz y otros muchos platos que aprovechan el pan viejo. En La Mancha era, con otros paltos humildes como las gachas, comida típica de pastores y hoy aparece ya en las cartas de algunos de los más caros restaurantes y Paradores regionales.

AVIOS: Pan, ajos, chorizo, panceta de cerdo, aceite, agua y sal.

CON QUÉ SE COMEN: Pimientos secos rojos fritos, pimientos verdes fritos, sardinas fritas o asadas, melón o uvas.

ANTES DE EMPEZAR: El pan para las migas tiene que estar duro y cortado en pequeños cuadrados o tiras (más o menos la mitad de un tostón). Es muy importante haber remojado el pan con agua una vez cortado y dejarlo reposar, media hora por lo menos. Lo suyo es que hagamos un majado de ajo y sal y se lo añadamos a, más o menos, medio litro de agua. No se trata de empapar el pan, se desharía y echaría a perder. Tenemos que ir remojando con cuidado, removiéndolo con las manos para que quede homogéneamente húmedo, sin inundaciones. Se suelen sumergir las manos en el agua y se sacuden sobre el pan para así humedecerlo de manera homogénea. La panceta, cortada igualmente en pequeñas tiras (torreznos),  y el chorizo troceado antes de freírlo. Los pimientos rojos no son lo que en el norte se llama ñoras, son pimientos alargados y finos que se llaman pimientos choriceros. Es difícil freírlos sin que se quemen (están secos) se ponen en aceite caliente unos segundos y se sacan rápidamente. Por favor, eviten los ajos procedentes de china, opten por los de las Pedroñeras (Cuenca). Del mismo modo, el melón de secano manchego piel de sapo es el más conveniente. En cuanto a las uvas, elija, se lo rogamos, la procedencia ibérica, recomendamos uva manchega, aunque esta se destina casi exclusivamente a vino y es difícil de encontrar fuera de su área de producción. Aconsejamos usar chorizo de venado, menos graso, más ligero y magro que el de cerdo.

PROPORCIONES: Lo normal es que si hacemos migas (el proceso es algo pesado) cocinemos una buena ración: 7 u 8 personas. Así, para un kilo de pan pondremos tres o cuatro chorizos, dos o tres tiras de panceta (dependiendo del apetito de los comensales), dos cabezas de ajos y medio litro de agua para remojar las migas. Para acompañar, medio melón hermoso o un par de racimos de uvas, tres o cuatro pimientos y una sardina por comensal bastarán. No pasa nada si haces de más y sobran ya que se pueden aprovechar (ver “variantes”)

CÓMO ME LAS APAÑO: Lo ideal es preparar las migas a fuego medio, a ser posible hecho con leña de sarmientos, jara y medianos troncos de encina. Las migas se hacen en una gran sartén de hierro bien honda que se apoya sobre unas trébedes.

Primero se fríen, en aceite abundante (pongamos un cuarto de litro para las cantidades especificadas) las cabezas de ajos desmenuzadas en dientes con su piel, después añadimos la panceta y finalmente el chorizo. Cuidamos que nada de esto se queme pero es muy importante que los torreznos (la panceta cortada en tiras) quede crujiente, dorada y bien fritita. Una vez hecho esto, se retiran todo y, sobre ese mismo aceite, pondremos las migas que, muy importante, como hemos dicho, habremos remojado con agua previamente Con cuidado y mimo, sin parar, vamos removiéndolas suave pero firmemente y por todos lados y así se van haciendo a su amor, muy despacito. El proceso pude tardar una media hora al cabo de la cual el pan deberá quedar tostado, esponjoso y suelto. Ni demasiado seco, estaría muy pesado, ni demasiado húmedo estaría poco hecho y, seguramente, apelmazado y hecho pegotes.

Una vez hemos guisado las migas, se les añaden los chorizos y la panceta.

CÓMO SE COMEN: Se comen directamente de la sartén y con cuchara. La fruta, el melón o las uvas, las sardinas y los pimientos se sirven aparte. Se acompañan con vino tinto o blanco indistintamente.

ALGUNAS VARIANTES: Hay quien acompaña las migas con huevos fritos. También, aunque es menos habitual, además de los chorizos y la panceta se les puede añadir hígado y pulmón de cordero frito. Hay quien las  sirve mezcladas con un puñado de tostones (pan frito) e incluso, esto es más raro en La Mancha pero no en Andalucía, con patas fritas.

POR SI SOBRAN:

“Migas canas”: Se apartan los ajos y la carne y se toman de postre con leche de cabra fresquita y un poco de azúcar.

“Migas con chocolate”: A la noche se hace un chocolate bien espeso y se le añaden las migas que han sobrado del almuerzo. Delicioso.

octubre 29, 2008. Etiquetas: . Comida, Mary, Preste Juan. Deja un comentario.