16 años

España ha capturado a un pirata, su madre hoy dice que tiene 16 años y algunos forenses dudan de ello. Quieren saber si tiene 18 para darle un escarmiento y meterlo en una de nuestras atiborradas prisiones españolas. Su madre llora ante los periodistas de El Mundo. Este chico de lo que es culpable es de ser negro como la pez, pobre, y vivir en un país imaginario -Somalia-. Europa, ensimismada en sus miedos pequeñoburgueses, no perdona a un desgraciado como Abdiweli Abdullahi Sheikh. Este temido personaje si fuese español estaría cursando estudios de la ESO. Pero como vive en Somalia es un bucanero, pero no uno de esos románticos bellacos a los que cantaba Espronceda. Lo suyo es pura miseria.

Vendemos armas a los miserables -España es la octava potencia del mundo en producir manufacturas para la muerte- para que esta ‘gentuza’ se maten entre ellos y nosotros podamos pagar menos impuestos, que es lo único que nos importa, los malditos impuestos. Lo malo es que a veces les da por amenazarnos con nuestra propia mercancia. Entonces nos quitan las caretas y nuestros jueces progresistas resultan ser nazis y los nacionalistas que celebran el Aberri Eguna con polo Lacoste piden que soldados españoles -muchos de ellos inmigrantes de América- patrullen sus barcos. En el egoismo no existen banderas.

¿Os acordáis cuando teniamos 16 o 18 o 20 años?

octubre 25, 2009. Uncategorized. 2 comentarios.

Gripe A: estafa global.

Creo que casi todo el mundo ha notado que en esto de la gripe A ⎯el tratamiento de la información, la alarma creada⎯ hay algo raro, algo que huele a podrido. Que sea una moja benedictina, catalana para más señas, la única persona que en España (“y en su país”) esté denunciando toda la serie de extrañísimas circunstancias e irregularidades que rodean la supuesta pandemia, no hace sino  acentuar lo raro-raro del asunto, añadiéndole una nota de extravagancia.
He tenido la paciencia de ver su video completo, pero advierto que dura más de cincuenta minutos, lo que lo convierte en una herramienta poco práctica para los fines divulgativos que pretende. Pero no creo que se trate una chiflada. Al menos, habla conbastante coherencia. Su teoría podrá ser discutida, pero no hay duda de que sabe muy bien de lo que habla, que tiene conocimiento de causa y que cita (constantemente) funetes más que fiables.
En cualquier caso, la denuncia de esta mujer (ex-investigadora médica, por otro lado) es tan grave y alucinante que cuesta creerla: más o menos insinúa (dice y desdice) una terrorífica conspiración (OMS, laboratorios, ONU, gobiernos) para hacer un gigantesco negocio y/o purga  a costa de la salud de la (sobre)población mundial. Como parece una persona inteligente, se  arrepiente de haber hablado de tal complot, consciente de que una afirmación así la hace sospechosa de chifladura apocalíptica.  Demasiado sincera, trata de arreglarlo sobre la marcha y divaga. Esa parte, hacia el final, sí es un tanto disparatada, aunque creo que más por torpeza comunicativa que por otra cosa.
Por cierto, hoy no me siento muy católico pero, después de ver esto, creo que  no me vacuno y si estáis pensando en hacerlo no dudéis en perder (o ganar) esos cincuenta minutos.

octubre 13, 2009. Etiquetas: , . Preste Juan, Uncategorized. 1 comentario.