El insoportable déficit democrático de Castilla-La Mancha

Imagen: AntiD

Llevo siguiendo con bastante atención todo lo que está sucediendo con la Caja de Castilla La Mancha desde hace cierto tiempo, pues lo que ha pasado en esta entidad refleja el fracaso de la política seguida en la región durante bastantes años.

Cuando trabajé en los medios locales de Ciudad Real me impactó bastante el profundo déficit democrático que observé y sufrí: profesionales de la política que en su mayor parte olvidaron lo que es el servicio público, medios de comunicación controlados hasta niveles que rayan lo esperpéntico, y un poder económico monopolizado por caciques.

Esta situación en gran medida se debe a la ausencia de pluralismo político, y no sólo en lo que respecta al parlamentarismo –aunque es la única comunidad con una cámara bipartidista desde hace bastantes años-. Muy pocos controlan todo y censuran cualquier actividad que no provenga de su órbita de poder.

Las consecuencias de esto son desastrosas: la comunidad no tiene capacidad para crear proyectos innovadores en ningún área, no existe ninguna industria en el sentido estricto de la palabra, el panorama cultural se ciñe a tímidas iniciativas individuales, el sistema educativo es tremendamente deficiente, la oposición –sobre todo IU- está anulada, y los sindicatos mayoritarios muestran una sumisión sorprendente a los dictados de la Junta de Comunidades. Tanto José Bono como su sucesor José María Barreda han hecho todo lo posible para que ninguna iniciativa política, económica y social escapase de su control directo o indirecto.

Esto nos ha llevado a que en plena crisis económica la región se encuentre paralizada política y socialmente, con una economía prisionera de las ayudas del estado y de la UE. El problema de fundamentar la acción de gobierno en la mentira es que uno corre el gravísimo riesgo de terminar creyéndose sus propias falsedades. Hace unos años recuerdo al funcionario Barreda pronunciar un discurso en ese triste decorado que son las Cortes de Castilla-La Mancha, decía que los jóvenes tenían que optar por actividades que no fuesen el empleo público. Kafkiano.

En esta región prosperar fuera de la maquinaria del sector público es difícil, muy difícil. A la vez el acceso a la función pública es una de las grandes herramientas de poder de los que dominan la comunidad. Esto provoca que actualmente haya miles y miles de persones que se encuentran cautivas de una situación para la que de forma individual sólo hay una salida: abandonar la comunidad y buscar un futuro fuera de ella. Nada ha cambiado en el último siglo. El clientelismo, el sórdido cambalache de favores, lo domina todo.

Pero llego la crisis y destapó algunas miserias. La Caja de Castilla-La Mancha ha sido presidida hasta hace poco por Hernández Moltó, un político que en gran medida se ha limitado a firmar las órdenes que venían dictadas desde arriba. Moltó, como tantos otros cargos institucionales, fue elegido para hacer de ‘cabeza de turco’ llegado el momento. No es otra cosa que un guardaespaldas político.

Los responsables de esta situación son un reducido grupo de políticos y empresarios. Esperemos ahora que en esta ocasión el ‘el cuanto peor, mejor’ sea cierto y esta crisis en lo que respecta a esta región haga caer algunas máscaras, agite unas cuantas conciencias, y volatilice cortinas de humo. No podemos seguir anestesiados.

 

Anuncios

abril 1, 2009. Uncategorized.

2 comentarios

  1. Anti D replied:

    Me gusta tu rancho.
    De entre la larga lista de detalles que mencionas, desde mi punto de vista, hay dos especialmente hirientes, únicamente por el hecho de que para la mayoría de la gente pasan desapercibidas. La cuestión cultural, que ya esta visto que nada va ha hacerla cambiar. Todavía me acuerdo del viaje que hicieron la consejera de cultura y el alcalde de Cuenca a Donostia para visitar las instalaciones de Arteleku con el fin de crear un centro similar en la región. ¿Y para qué, para que fuese administrado de modo clientelista?
    Y si no, paremonos a pensar como se consigue que la Semana Santa de Ciudad Real, declarada de interés turistico, pasa de regional a nacional. Pues supongo que a golpe de talonario y gastando la mayoría del presupuesto local y/o regional de cultura en semejantes majaderías para regocijo de cofrades de ultraderecha.
    La otra cosa que me parece realmente indecente es que desde la Junta se inste a los jovenes hacía el autoempleo, cuando aquí la única salida es ser contratado para trabajar en alguno de los múltiples tentáculos del sistema clientelista y liarse la manta a la cabeza e intentarlo con una oposición.
    Gracias por poner la ilustración. Nos vemos.

  2. Ramón replied:

    Recuerdo esa visita de la que hablas. Blanca Calvo creo que intentó ser una buena consejera de Cultura, precisamente por eso es posible que ahora este de vuelta en su trabajo de bibliotecaria en Guadalajara. Al menos visitó Arteleku, tuvo la inquietud de hacer algo como eso.

    Lo de calificar una manifestación religiosa como un evento cultural desde luego es muy peligroso en un país teóricamente aconfesional.

    Lo del autoempleo suena a coña marinera. Quizá en algunos casos y con mucho esfuerzo sea una vía válida pero por lo general fuera de la administración y de la órbita de influencia caciquil todo lo demás es precariedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

A %d blogueros les gusta esto: