Don Rodrigo o el sebastianismo español

20061129191113-cronica

Es conocida por muchos la leyenda del rey no-muerto en el campo de Alcazarquivir (1578). La leyenda del Rey Sebastian de Portugal que desapareció en una cruenta batalla a manos de los moros en tierras africanas y del cual no se halló su cadáver. Convirtiendo el hipotético regreso del rey en la esperanza de la recuperación del pasado esplendor del Imperio Portugués que, tras la desaparición del monarca, cayo en manos españolas.

Sin embargo este curioso suceso no deja de ser el retorno de unos hechos, que si rastreáramos en la historia  veríamos que no son sino una constante, un mito que aparece y vuelve a ocultarse, como el deseo no cumplido cuya desazón no acaba de desaparecer.
Así sucede con los hechos que rodearon a la desaparición del último monarca visigodo, Don Rodrígo, en Guadalete (711),  del que no se sabe si murió o desapareció en la batalla contra los moros, o si fundó un nuevo reino tras esta, en la antigua provincia de Lusitania, ya que su tumba, según se cuenta, fue hallada en Viseu.

Anuncios

diciembre 4, 2008. Etiquetas: , , . Anti D.

4 comentarios

  1. ramonescribe replied:

    Un asunto bastante interesante, desde luego. La etapa de los visigodos en España me parece de lo más interesante, aunque está un tanto denostada por la instrumentalización que hizo de ella el franquismo -como demuestra la insoportable lista de los reyes que se hacía aprender de memoria en las escuelas-. El reinado de los reyes católicos y la dominación musulmana anterior a ellos ensombrece el estudio de los reinos del bajo y del alto medievo en España. Sin embargo, es clave para entener la evolución histórica y política de la península ibérica.

    Salvador de Madariaga, en su ensayo historiográfico ‘España’, ya resaltaba la infulencia germánica en nuestra historia. No sólo por lo que supuso la monarquía de los Austrias. Se refería también al influjo germánico de los visigodos.

    Fascinante esta historia del último rey visigodo. Muy interesante que quizá terminase su reinado en tierras de Portugal.

  2. Preste Juan replied:

    Otro ejemplo muy similar es el del emperador Federico I Barbarroja en Alemania

  3. Mariajo replied:

    Leyendo esta entrada se me ha ocurrido plantearos una pregunta traductológica a todos. Sabéis que estoy traduciendo un libro sobre las moriscas del Siglo XVI. La perspectiva trata de ser de género, una suerte de feminismo manido del Siglo XX “exportado” al Renacimiento. Resumiendo, el libro es malo. La autora habla de “Moors” en inglés, y cierto es, que en los textos de la época se hablaba de “moros”. Teniendo en cuenta la cargante corrección política de la obra, y en un intento por conservar el tono del original, hasta el momento he evotado utilizar el término “moro” por las connotaciones negativas que tiene en la actualidad. ¿Creéis que debería emplearlo obviando la acepción peyorativa actual?

  4. Anti D replied:

    Sin conocer el contenido exacto de la obra en la que trabajas, creo que omitir el termino moro, por parte de la autora del libro, que denomina a los diferentes pueblos procedentes del norte de África y de Arabia que invadieron la península, es un error. Digo esto porque es el termino con el que se les denominaba, que engloba tanto a Sarracenos como Almorávides, a Bereberes y Árabes, y dudo mucho que fuese un calificativo despectivo que es para lo que se usa hoy.
    Es un término histórico.
    Consúltalo con el editor. Es importante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

A %d blogueros les gusta esto: