Un clásico del otoño

la_opera_paris_2007_750_p9027659

“Mas de Verlaine no se recita nada, porque no está de moda”

Luis Cernuda, «Birds in the Night», Desolación de la Quimera.

Lamentábase Cernuda en estos versos escritos en 1954 con motivo de las celebraciones y fastos organizados para conmemorar el primer centenario del nacimiento de Arthur Rimbaud, del escaso interés que suscitaba entonces, la obra del amigo compañero y desdichado amante de este, el poeta de la frente ancha y roja barba de chivo.
Mucho han cambiado las cosas desde entonces, en parte gracias al interés del propio Cernuda y otros que no se cansaron nunca de reivindicar los versos del autor de los Poemas saturnianos. Sea de ello lo que quiera, lo cierto es que el éxito y reconocimiento han llegado por fin a su obra, y hasta tal punto que poemas como la Chanson d’automne formar ya parte del acerbo cultural popular y cuentan, incluso, con varias adaptaciones cantadas (y muy bien, por cierto) como las, deliciosas y más que recomendables, versiones de  Charles Trenet o Léo Ferré.

Al día siguiente de ser enterrado en París en 1896 comenzó a correr un rumor por las calles y mentideros de la cuidad: varios testigos aseguraron haber visto como, cuando el cortejo fúnebre a travesaba la  Plaza de la Ópera, el brazo de la estatua que representa a la musa de la poesía que allí se encuentra, y que sostiene una lira, caía de repente al suelo con gran estrépito.

Consignamos esta modesta versión acompañada de su original francés para que el lector pueda comprobar como en virtud de la literalidad ha sido irremediable perder la aliterada sonoridad rimada de la versión francesa.

Canción de otoño

Los largos sollozos
de los violines
de otoño
hieren mi corazón
con lánguida
monotonía.

Pálido todo
y sofocado,
cuando oigo la hora,
recuerdo
los días pasados
y lloro.

Y abandonado
al viento malvado
de aquí para allá
me dejo mecer
como una
hoja muerta.

Traducción Priest John

Chanson d’automne

Les sanglots longs
Des violons
De l’automne
Blessent mon coeur
D’une langueur
Monotone.

Tout suffocant
Et blême, quand
Sonne l’heure,
Je me souviens
Des jours anciens
Et je pleure

Et je m’en vais
Au vent mauvais
Qui m’emporte
Deçà, delà,
Pareil à la
Feuille morte.

Anuncios

noviembre 19, 2008. Etiquetas: , , , , . Preste Juan.

2 comentarios

  1. Anti D replied:

    Y realmente cayó la lira…

  2. petalusmismo replied:

    Desde luego sí lo hizo el “liróforo celeste” como decía Rubén:

    Padre y maestro mágico, liróforo celeste
    que al instrumento olímpico y a la siringa agreste
    diste tu acento encantador;
    ¡Panida! Pan tú mismo, con coros condujiste
    hacia el propíleo sacro que amaba tu alma triste,
    ¡al son del sistro y del tambor!

    Que tu sepulcro cubra de flores Primavera,
    que se humedezca el áspero hocico de la fiera
    de amor si pasa por allí;
    que el fúnebre recinto visite Pan bicorne;
    que de sangrientas rosas el fresco abril te adorne
    y de claveles de rubí.

    “Responso a verline”, Rubén Darío

    VERSIÓN COMPLETA EN:

    http://www.poesia-inter.net/rd06100.htm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

A %d blogueros les gusta esto: