Los aprietos del doctor Ahmed

 Harris meditando

Harris meditando

He aquí el revelador testimonio de un médico sudanés llamado Ahmed. Publicado originalmente en la prestigiosa revista médica británica “Lancet”, citamos a partir de la reproducción parcial que aparece en el volumen de Marvin Harris, Bueno para comer, Alianza editorial, Madrid, 2007 (pp. 166 y 167) en el cual  el conocido antropólogo analiza varias cuestiones referidas a los prejuicios y tabúes gastronómicos. Nuestro más sincero agradecimiento al insigne profesor por dar a conocer tan importante documento.

“[…] mi vida ha estado profundamente marcada por una inquietud y una preocupación permanentes relacionadas con los problemas intestinales. La primera manifestación clara de esto tuvo lugar –que recuerde, a los nueve o diez años- cuando empecé a sufrir ataques ocasionales de cólico, acompañados de diarrea acuosa; a partir de entonces me importunaron ruidos abdominales, frecuentes descargas de flato, así como grandes dificultades para realizar evacuaciones satisfactorias o siquiera voluminosas. Recuerdo que tenía que ir al retrete varias veces al día  y esforzarme sobre la taza solo para verme recompensado al final con una deposición filamentosa y minúscula cuya forma era la de la pasta dental que se exprime de un tubo casi vacío.
El efecto Psicológico se hizo cada vez mayor, especialmente cuando tuve que dejar mi casa para ir al colegio y alojarme en una pensión con otros estudiantes. En seguida adquirí fama de obstruir durante horas el acceso al retrete. Como me resultaba imposible retener los gases en la tripa, tuve que ocultar mis aprietos bajo un disfraz de humor basado en mi capacidad para expulsar libremente descomunales ventosidades.
Cuando llegué a este país [Inglataterra] observé un deterioro muy acusado de mi estado, que atribuí a la tensión propia de trabajar en un contexto cultural extraño y de preparar mis exámenes de medicina. El trabajo diario se convirtió en una tortura. Tenía que reprimir verdaderas masas de flatulencias  y ruidos abdominales y después de las guardias corría a casa para efectuar varias descargas explosivas en el retrete…”

Anuncios

noviembre 12, 2008. Etiquetas: , , . Preste Juan.

Dejar un comentario

Be the first to comment!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

A %d blogueros les gusta esto: